javhard.net

El rock alternativo de Subsonica, en Madrid y Barcelona

El rock alternativo y eléctrico de Subsonica llega este mes de marzo a Madrid y Barcelona. Esta banda de Turín traerá su música el viernes, 30 de marzo a la Sala 2 Razzmatazz de Barcelona y el sábado, 31 de marzo al Arena de Madrid, dentro de su gira europea 2012. Siempre vanguardistas, Subsonica ha conseguido desde 1996 fusionar la canción italiana con las nuevas tecnologías y tendencias de la música dance y electrónica. Ganadores de numerosos premios, entre los que destaca el Premio Amnistía Italia o el MTV Europe Music Award, llegan a España con la formación al completo: Max Casacci a la guitarra, Boosta a los teclados, Ninja a la batería, Pierfunk al bajo y Samuele tras el micrófono. Las entradas cuestan 15 euros en venta anticipada y 20 en taquilla. Procedentes de Londres y París, la gira les llevará después a Mantua (21 abril), Milán (23 abril), Turín (26 abril), Bolonia (27 abril) y Roma (28 abril).

La música de Subsonica nace de la mezcla de estímulos y estilos diferentes. Muchos tienen que ver con la música dance electrónica, otros provienen de las raíces más profundas del rock de los años 90. Istantanee Tour 2012 es un repaso a los últimos 15 años de vida del grupo. Durante el concierto, tocarán piezas de su primer disco Subsónica y del último trabajo, Eden. Y llevarán al público a un viaje real por su música de los últimos tres lustros. No olvidarán temas como Istantanee, Radioestensioni, Giungla Nord, Onde Quadre y Per un’ora d’amore.

Han sido años de crecimiento, tanto personal como artístico, y de supervivencia, dado que empezamos en un mundo musical en el que hemos quedado muy pocos. Somos highlander”. Así resume Boosta los 15 años de música de Subsonica. Para los cinco componentes de este grupo del Piemonte, el rock tiene un fuerte componente de compromiso social. El origen del nombre Subsonica, como en la tradición del rock, es casual. Según cuenta Samuel, “quería que estuviera la palabra ‘sonica’ porque aludía al concepto de sonido y salía en el texto de una canción que me gustaba mucho de los Marlene Kuntz, mientras Max quería algo con “sub” . Un día en el coche su novia de entonces propuso la banal combinación de las dos palabras.  Nos quedamos unos momentos en silencio y dijimos ‘lo pensamos’. Al día siguiente se convirtió en nuestro nombre“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *