Los fotógrafos Paola de Petri y Paolo Ventura, en el Centro de Historias

Los fotógrafos italianos Paola de Petri y Paolo Ventura exponen sus obras en el Centro de Historias de Zaragoza hasta el próximo 24 de agosto. Los trabajos de estos dos profesionales italianos se pueden ver en la exposición Historia, miradas de artistas, una muestra que forma parte del programa PhotoEspaña 2014 y que plantea diversas miradas, diversos modos de aproximarse a los hechos históricos, tanto del presente como del pasado. Además de De Petri y Ventura, participan en esta exposición colectiva Eric Baudelaire, Mohamed Bourouissa, Luc Delahaye, Shai Kremer, Cristina Lucas y Eduardo Nave. La entrada es gratuita. Los ocho artistas ponen en evidencia las huellas, heridas y cicatrices dejadas por la historia en un mundo convulso en el que las certezas han desaparecido.

Paola De Petri nació en Reggio Emilia (Bologna), donde vive y trabaja. Se dedica a la fotografía desde los años noventa.  La fotógrafa es una experta en observación del territorio. En la muestra que se puede ver en la capital aragonesa, la fotógrafa evoca unos lugares cargados de historia: Los Alpes, los Prealpes y el Carso, paisajes del frente italiano y austriaco durante la Primera Guerra Mundial. Las batallas se sucedían en altitudes impensables y las dificultades medioambientales y meteorológicas empeoraban si cabe todavía más la lucha encarnizada que se desató en el conflicto. En estas montañas habitaron entre 1914 y 1918 miles de soldados.

Casi un siglo después, De Petri recorre esos lugares que hoy parecen paisajes aparentemente apacibles. La fotógrafa busca entre las montañas las huellas del pasado en el presente. Y allí encuentra los vestigios, las huellas aún visibles de la vida de los soldados y de las batallas: muros de piedra, cuevas, fuertes, cumbres sacudidas por la explosión de minas, cráteres causados por los obuses, barracones en ruinas, tumbas, trincheras…Paola De Petri nos los muestra como señales contra el olvido.

Por su parte, Paolo Ventura (Milán, 1968) nos lleva con sus imágenes hasta la Segunda Guerra Mundial. El fotógrafo lombardo no nos muestra el conflicto bélico directamente, sino los momentos previos a la guerra, el día después y la tregua. A Ventura le interesa mostrarnos la vida cotidiana y su influencia en la gente, los asuntos amorosos, los abandonos, el dolor causado por la muerte… Como si de una película se tratara, Paolo Ventura retrata bailes, despedidas, detenciones, interrogatorios, humillaciones… El artista de Milán trabaja a partir de recuerdos, de historias sobre la guerra escuchadas en su casa y crea imágenes con sus propias manos.

El trabajo de Paolo Ventura reconstruye las escenas con muñecos y juguetes y nos las muestra. La apariencia un tanto envejecida de las imágenes, como si nos las hubiéramos encontrado en un cajón abandonado de cualquier sótano persigue conseguir una dosis de realidad sobre las ya realistas, aunque falsas, imágenes. Todas las imágenes son precisas, melancólicas y nos hablan de la guerra como representación de la tragedia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>