El cine Cervantes de
Zaragoza vuelve a retransmitir una nueva sesión de ópera
desde el Teatro La Scala de Milán. Será el martes, 30 de
septiembre a las 20.00 horas con la retransmisión de La
Traviata
, de Giuseppe Verdi. Las entradas, que ya están a la
venta, cuestan doce euros. El concierto se emite dentro de la programación de
la III Temporada de Ópera del Cine Cervantes. La
Traviata
(literalmente, La extraviada ) es una ópera de Verdi
que fue estrenada, sin éxito, en el teatro La Fenice de
Venecia en 1853. La representación que se realizó un año
después obtuvo, sin embargo, mucho éxito, y desde entonces su popularidad ha
sido constante hasta la actualidad.
El melodrama en tres actos cuenta la
historia de la cortesana Violetta Valery, quien se encuentra
con un nuevo admirador, Alfredo Germont, que confiesa su
amor. Pero el padre de Alfredo le exige a ella que renuncie a su hijo porque
el escándalo de la aventura de Alfredo ha amenazado el compromiso de su propia
hija. Diana Damrau, Piotr Beczala Zeljko Lucic
son los intérpretes principales de esta ópera dirigida bajo la batuta
de Daniele Gatti, que tiene una duración de 147 minutos. Esta
representación de La Traviata abrió la temporada de ópera en La Scala
el pasado 7 de diciembre de 2013. La puesta en escena, bajo una estética
moderna y cotidiana suscitó once minutos de aplausos a los actores y la batuta
de Daniele Gatti, así como abuscheos para la dirección del escenógrafo ruso
Dmitri Tcherniakov.
Después de entonar el himno de Italia,
los hiperagudos de la soprano alemana Diana Damrau, que encarnaba a la
protagonista, Violeta Valery, y la solemne voz del tenor polaco Piotr Beczala,
en el papel del enamorado Alfredo Germont, comenzaron a poblar el fastuoso auditorio, uno de los
templos de la lírica más importantes del planeta.Una ópera de tres
horas y diez minutos 
que culminó con un estruendoso aplauso a los
actores y, sobre todo, al italiano Daniele Gatti, responsable de dar una
cuidada banda sonora al texto de su paisano Giuseppe Verdi. El diseñador
italiano Giorgio Armani admitió su perplejidad ante la
versión del escenógrafo ruso y dijo que «esta Traviata me ha desilusionado».
«Hay modernidad y modernidad, y esta, en concreto, me ha gustado poco»,
afirmó el modista quien, no obstante, admitió el «coraje» de Tcherniakov. Un
coraje compartido por Daniele Gatti, quien defendió a Tcherniakov de las
críticas a su visión de la obra de Verdi y dijo que «el director ha traído su
idea del arte y yo apoyo esa idea porque soy su compañero». La mayor parte de
los elogios fueron para la «prima donna», la alemana Damrau, que fascinó al
público con su intepretación de Violeta, una sublime víctima de un amor
terrible e injusto.
Escrito por Marga Valiente